Connect with us

Nacionales

Mate Cosido: el bandido, la leyenda del benefactor y el misterio sobre su final

Published

on

Se llamaba Segundo David Peralta. Una cicatriz en la frente originó su apodo. La Gendarmería orquestó un plan para atraparlo pero él logró escapar herido y nunca se supo nada más de él.

El tren se acercó a la estación de Villa Berthet, en el Chaco. No llevaba pasajeros comunes sino a gendarmes que estaban agazapados en los vagones, esperando, nerviosos. Mate Cosido no sabía que lo habían traicionado y que la Gendarmería le había tendido una trampa.
El 22 de diciembre de 1939, su banda había secuestrado a Jacinto Berzón, encargado de una estancia. Le pidieron a su familia 50.000 pesos de rescate con estas instrucciones: el 7 de enero de 1940, antes de que el tren llegase a Villa Berthet, a una señal debían tirar el paquete con la plata por una ventanilla.
El día fijado, Mate Cosido y “El Tata Miño”, un compinche, hicieron la señal con una linterna y el tren redujo la marcha. Desde una ventanilla tiraron un paquete (tenía recortes de diarios) y los bandidos se acercaron confiados pues la oscuridad los protegía. De pronto, una bengala iluminó el lugar. Mate Cosido quedó inmóvil con la 45 en la mano.
Los gendarmes se incorporaron y tiraron con carabinas Mauser y pistolas Ballester Molina calibre 38 a todo lo que se movía. A la vez, descubrieron una ametralladora pesada Colt 7,65 que estaba tapada con una lona en un vagón bajo y sin techo.

Un balazo dio en la mochila que llevaba el “Tata Miño” y se salvó, pero el jefe sintió que le quemaba la cadera. Le habían dado y quedó expuesto justo enfrente de la ametralladora. Se escuchó un chasquido, y otro más, y otro más. El gendarme artillero se puso pálido. Tenía a Mate Cosido a su merced pero en el apuro se habían olvidado de quitarle el seguro a la ametralladora. Mate Cosido se alejó rengueando. Gritos y más tiros. El enemigo público número uno del Chaco había escapado.
La historia de Segundo David “Mate Cosido” Peralta
Segundo David Peralta usó siete nombres falsos en su vida pero tenía un solo alias, Mate Cosido, a causa de una cicatriz oblicua sobre la frente, del lado derecho, de un centímetro, que le quedó cuando le cosieron la herida. Eso dice en su prontuario de Gendarmería, que lleva el número uno. También dice que medía 1,65, que tenía pelo castaño, con una “calvicie frontal incipiente”. Sus labios eran finos y tenía orejas grandes. Los años en el monte chaqueño oscurecerían su piel, le harían perder dos dientes y lo enflaquecerían.
Chaco recién sería provincia en 1951. En la década del 30, en ese territorio actuaba Gendarmería. Y lo que no dice aquella ficha es que la Gendarmería se estableció y organizó en el norte con el objetivo de atrapar a Peralta, una empresa impulsada por las firmas Bunge y Born, Dreyfus, La Forestal (el monopolio inglés del quebracho colorado) y los dueños de muchas estancias, a quienes Mate Cosido robaba acusándolos de explotar al obrero.
La Gendarmería no pudo cumplir con su misión. Aquella del tren de Villa Berthet fue la última vez que lo vieron. Cuando escapó a la emboscada, Mate Cosido se convirtió en una leyenda –la del bandido benefactor– y también en un misterio –¿qué fue de él?– jamás resuelto.
Peralta no era chaqueño. Nació en Monteros, Tucumán, en 1897. Tenía cinco hermanos. Al terminar la primaria, trabajó en una imprenta. Era curioso y le gustaba leer todo lo que caía en sus manos tanto como escuchar historias del campo.
Es curioso que Peralta y Juan Bautista Vairoletto, el otro famoso bandido rural de aquellos años, tuvieran problemas con la autoridad por la misma causa. Peralta salía con una chica que también le interesaba a un policía. Vairoletto, en Santa Fe, cortejaba a una jovencita que le gustaba a un cabo. Los dos terminaron igual: se cuenta que les inventaron delitos para sacarlos del medio. Vairoletto mató al cabo y se dedicó al bandidaje; Mate Cosido empezó a robar de verdad. Ambos dejaron a sus familias y perdieron a sus novias. Vairoletto se fue a La Pampa y Mate Cosido, al Chaco.
A diferencia de Vairoletto, que asaltaba al voleo y según la ocasión, Peralta era calculador y planificaba con detalle los golpes con la información que le alcanzaban los peones, las prostitutas o algún policía corrupto. Su banda estaba formada por unos 15 hombres, entre ellos Pascual Miño, alias “El Tata Miño”, Eusebio Zamacola, alias “El Vasco”, Mauricio Herrera, alias “El Indio”, Antonio Rosi, alias “El Calabrés”, y Pedro Fitz, alias “El Alemancito”. Con ellos, asaltó trenes y empresas. También a viajantes, pagadores y productores.
Se escondía en los montes chaqueños y en Santiago del Estero y Tucumán. En Córdoba, tenía una quinta tipo fortaleza donde vivía su mujer, Ramona Romano, y su hijo, Ricardo Fernando.
Mate Cosido, un caso único en el ambiente del delito
Su imagen en la prensa de Buenos Aires era la del bandido que protegía a los pobres. Peralta es un caso único en el ambiente del delito debido a que solía escribir a una revista porteña para desmentir los partes de Gendarmería y contar su versión de los asaltos. Las crónicas periodísticas eran firmadas por el propio autor de los robos. Decía que los verdaderos ladrones eran sus víctimas, que explotaban el suelo argentino y a los campesinos.
El historiador Hugo Chumbita afirma que Mate Cosido y Vairoletto se conocieron. Los presentaron amigos en común, anarquistas. ¿Dónde? En un prostíbulo porteño de Barracas o en un templo masónico de la logia Hijos del Trabajo, de San Antonio 814, también de Barracas.
Vairoletto estaba de paisano. Peralta, con traje negro. Dicen que simpatizaron, que acordaron operar en el Chaco contra la empresa La Forestal. Brindaron por “la anarquía y el reparto de tierras a los chacareros”.
Mate Cosido y Vairoletto
El primer asalto en conjunto fue en marzo de 1938. Asaltaron al gerente de Quebrachales Fusionados, subsidiaria de La Forestal. El siguiente golpe fue un desastre. Eran las diez de la noche del 10 de mayo de 1938, los bandidos rodearon el establecimiento que tenía La Forestal en el paraje Kilómetro 25, pero los estaban esperando y en el tiroteo murió el mayordomo Oscar Mieres. Vairoletto creyó que había un soplón entre los de Peralta y volvió al sur.
Mate Cosido escribió una carta a la revista “Ahora” donde decía: «Otro regalito es la muerte del mayordomo Mieres; mi acusador Manuel Delgado (…) sabe bien quiénes son los verdaderos autores, y si usó mi nombre es para salvar a sus compañeros y tal vez violentado por la policía».
Mate Cosido cometió más robos en 1938 y en 1939 hasta que secuestró a Jacinto Berzón. Uno de sus hombres, Julio Centurión, que cuidaba al secuestrado, lo vendió. Dejó libre a Berzón y por sus informes la Gendarmería preparó la trampa del tren de Villa Berthet.

La herida en la cadera que se llevó Mate Cosido en esa emboscada era muy seria. Escapó hacia Añatuya, en Santiago del Estero. Los gendarmes le siguieron la pista y hasta encontraron su bombacha de campo manchada con sangre. Durante un año vigilaron allí, en la casa de los padres en Tucumán y en la de su mujer, en Córdoba.
A mediados de 1940, se dijo que había muerto al infectarse la herida de la cadera; se dijo que se refugió en Córdoba; se dijo que la traición lo decidió a abandonar la delincuencia e irse a Paraguay, donde pasó el resto de su vida. Lo único cierto es que tenía 43 años y que nunca más se supo nada de él.
TN.-

Nacionales

Una policía asesinó a uno de sus hijos, dejó muy grave a otro y se quiso matar

Published

on

By

La mujer los atacó a tiros. El menor fallecido tiene 10 años, mientras que está herida una pequeña de 6 años. Ocurrió en barrio Observatorio de la capital cordobesa.
Una mujer policía mató a un hijo de 10 años y dejó malherido a una hija de 6 años. Luego, intentó quitarse la vida.
El caso ocurrió en la mañana de este domingo en un domicilio de La Pampa al 600, entre los barrios Observatorio y Paso de los Andes, de la ciudad de Córdoba.
La doctora Petri anticipó a Cadena 3 que la pequeña está estable pero en estado delicado, mientras que la mujer está muy grave en el Hospital de Urgencias.
Según confiaron fuentes policiales a Cadena 3, un hombre llamó al 911 de la Policía para alertar que su expareja amenazaba con suicidarse.
Ante esto, un móvil policial llegó hasta el domicilio indicado y allí hablaron con la mujer policía, quien les dijo que se quería quitar la vida.
Mientras sus colegas intentaban disuadirla, la mujer ingresó de nuevo al interior del domicilio, momento en el que se escucharon tres detonaciones seguidas de arma de fuego.
De inmediato los policiales rompieron las aberturas y entraron: se toparon con un cuadro de espanto. La mujer (Mayra Barreto, 34) había matado de un balazo en la cabeza a un hijo (Tiziano Barreto) de 10 años y había dejado malherida a otra hija de 6 años, con un tiro en el estómago.
Luego, intentó matarse disparándose en la cabeza.
Los policías llevaron en el móvil a la pequeña baleada, que ya fue internada en el Hospital de Niños, en muy grave estado.
La mujer había vuelto a trabajar hace poco tras una licencia.
En tanto, una ambulancia del servicio 107 trasladó a la mujer policía hacia el Hospital de Urgencias, donde fue ingresada en la terapia intensiva.
Cadena3.-

Continue Reading

Nacionales

Covid-19: el Chaco no reportó fallecidos la última semana, mientras aumentan casos en el país

Published

on

By

El Ministerio de Salud de la Nación reportó hoy nueve muertes por coronavirus y 12.609 contagios en la última semana en la Argentina, lo que representa un 279% más de casos que el domingo pasado (3.323).
De acuerdo a los datos difundidos, la cantidad de muertes aumentó 12,5% en relación a la semana pasada cuando se habían informado 8 fallecimientos.
De esta manera, suman 130.034 los fallecidos registrados oficialmente a nivel nacional y 9.739.856 los contagiados desde el inicio de la pandemia.
La cartera sanitaria indicó que son 247 los internados con coronavirus en unidades de terapia intensiva, con un porcentaje de ocupación de camas de adultos en el sector público y privado, para todas las patologías, de 41% en el país.
Durante la última semana murieron 2 personas en la provincia de Buenos Aires, 2 en la ciudad de Buenos Aires, 1 en Entre Ríos, 1 en Neuquén, y 2 en Tierra del Fuego.
Según el Monitor Público de Vacunación, el total de dosis aplicadas asciende a 110.686.150, de los cuales 41.054.394 recibieron una dosis, 37.907.790 las dos, 3.158.736 una adicional, 21.848.529 el primer refuerzo, 6.383.721 el segundo, y 331.582 el tercero, mientras que las vacunas distribuidas a las jurisdicciones llegan a 118.415.142 y las donadas a 5.083.000.
Fuente: Télam.

Continue Reading

Nacionales

Un niño murió luego de quedar encerrado en un auto: demoraron a su padre

Published

on

By

La autopsia indicó que la muerte se produjo por asfixia «y sofocado por el calor».

Un niño de cuatro años de edad murió en la localidad correntina de Gobernador Virasoro, por el calor, tras quedar encerrado en un automóvil, y su padre fue demorado en una seccional policial, informaron fuentes del caso.
El jefe de la Unidad Fiscal de recepción y Análisis de Casos de Virasoro, Julio Cazarré, interviene en el caso de un niño de 4 años que murió ayer tras quedar encerrado en un vehículo en desuso, que permanecía en un terreno baldío lindero a la casa de su familia en esa localidad, ubicada a 327 kilómetros de la capital de Corrientes.
De acuerdo con los datos preliminares de la autopsia practicada al niño en la morgue judicial de Santo Tomé, donde debió ser trasladado el cuerpo, su muerte se produjo por asfixia «y sofocado por el calor», dijo el fiscal Cazarré en declaraciones a Radio Dos. «No sabemos cómo ingresó al auto. El padre está demorado y la causa está caratulada como averiguación de causal de muerte», indicó el funcionario. De acuerdo con la versión que aportaron fuentes con acceso a la causa, el padre del nene permanece en sede policial.
El hecho se produjo este miércoles por la tarde, cuando la familia advirtió la desaparición del hogar del niño, en momentos en los que parte del grupo miraba el partido de la Selección Argentina de Fútbol ante Polonia, por el Mundial de Qatar y la madre descansaba en un dormitorio de la vivienda, ubicada en el barrio Conin de la ciudad ubicada al noreste de la provincia.
Luego de una serie de pedidos de colaboración en redes sociales y de una búsqueda por diversos sectores, el padre radicó una denuncia en sede policial por la desaparición, pero antes de que las autoridades lleguen al lugar sus familiares hallaron al menor adentro del vehículo, un Volkswagen Polo.
«No sabemos cómo ingresó al auto el niño, se lo estaba buscando por todos lados, por redes sociales había varias publicaciones», dijo Cazarré hoy en Radio Dos y añadió que «el perito está interviniendo sobre el auto, pero hasta el momento no hay testigos».

Fuente: Télam

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2022 - chacosintesis.com.ar - Todos los derechos reservados