Connect with us

MUNDO

Lula y Bolsonaro en estado de polarización y alto voltaje discursivo

Los principales candidatos a la Presidencia de Brasil iniciaron sus campañas este martes con emotivos discursos y actos multitudinarios con vista a los comicios del domingo 2 de octubre.

Brasil ingresó este martes en la cuenta regresiva para las elecciones generales del 2 de octubre con el lanzamiento oficial de las campañas electorales, en actos con fuerte contenido simbólico en los cuales los principales candidatos, el presidente Jair Bolsonaro, y el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, mostraron un alto voltaje de acusaciones que exhibe la férrea polarización del pleito.
Según el último sondeo de la consultora Ipec, el ultraderechista Bolsonaro, del Partido Liberal, puede perder en primera vuelta por 52 a 35% ante Lula, del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), hecho por el cual el jefe del Estado ha adoptado un perfil para intentar captar al electorado evangélico, también el más pobre del país, con una agenda de costumbres y religiosa.
Bolsonaro abrió su campaña en Juiz de Fora, Minas Gerais, donde en 2018 fue acuchillado, lugar donde dijo que ha “renacido”, mientras que Lula lo hizo en su cuna política y sindical, frente a una fábrica en Sao Bernardo do Campo, Gran San Pablo: el denominador común fue que ambos eligieron la región sudeste, la más poblada del país y clave para buscar votos en niveles mayoristas. Bolsonaro alentó a una guerra entre el “bien contra el mal” y agitó el fantasma sobre el riesgo de cierre de iglesias y templos si triunfa Lula.
La convocatoria estuvo rodeada de contenido religioso, justamente cuando el diputado Marco Feliciano, un pastor bolsonarista evangélico, está en el centro de la polémica porque dijo que en caso de victoria de Lula se comenzarán a cerrar templos e iglesias. El mandatario en busca de reelección participó de una “motociata”, una caravana de motocicletas como acostumbró hacer durante su mandato, de un encuentro con religiosos y del acto en Juiz de Fora, Minas Gerais. Allí Michelle Bolsonaro, su esposa, rezó el padrenuestro, luego de afirmar que es una “oración universal”, y fue vivada incluso más que el mandatario-candidato. “Ella es más importante que yo” para la campaña, afirmó el excapitán del Ejército.
“Sabemos de la lucha del bien contra el mal. Defendemos la libertad absoluta, si alguien se ofende va a la justicia, pero no podemos crear leyes como la de las fake news”, dijo el mandatario al criticar el proyecto que sanciona a quien divulgue mentiras y arme operaciones contra terceros con base en datos falsos. Bolsonaro insistió en que sus opositores cometieron una suerte de dictadura durante la pandemia, en referencia a los gobernadores e intendentes que decretaron cuarentenas para prevenir la Covid-19. “Ustedes ya sintieron un poquito de dictadura durante la pandemia, con iglesias siendo cerradas, personas que no podían ir a trabajar”, aseguró el mandatario.
Luego, insistió en Twitter: “Hay que estar atento porque los que aman el rojo buscarán usar el verde y amarillo de la bandera, los que defendieron cerrar iglesias dirán que son grandes cristianos, los que apoyan dictaduras socialistas se dirán demócratas”. En el lugar donde fue atacado el 6 de septiembre de 2018 por Adelio Bispo -un enfermo psiquiátrico que fue declarado inimputable y está internado-, y ante miles de personas, varias de las cuales tenían banderas y carteles con la frase “Trump 2024”, Bolsonaro asoció al “zurdaje con la corrupción”.
Repitió que está dispuesto a “dar la vida por la libertad”, pero no incurrió en la costumbre de fustigar a la justicia electoral ni a la transparencia de las urnas electrónicas. El acto sirvió para lanzar el jingle “O Capitao do Povo”. A partir de este martes es obligatoria la publicidad gratuita para los partidos en radio y TV.
El líder del PT, por su parte, intentó abrir en la puerta de una fábrica de la zona sur de San Pablo su campaña pero las calles eran tan angostas que la Policía Federal determinó que no había seguridad suficiente ante un eventual ataque, según informó la central Fuerza Sindical. Entonces, el primer acto de la campaña fue frente a la planta de Volkswagen en Sao Bernardo do Campo, Gran San Pablo, donde Lula se emocionó a sus 76 años de edad al regresar al mismo escenario donde en el inicio de su carrera sindical lideró las huelgas contra la dictadura para hablar desde arriba de un camión a los trabajadores.
Lula habló de economía pero también se encargó de responder las provocaciones sobre religión lanzadas por el presidente. El expresidente y candidato presidencial opositor Luiz Inácio Lula da Silva prometió este martes subir el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, una vieja reivindicación sindical y calificó a Bolsonaro de “un verdadero demonio” por intentar manipular políticamente a los fieles evangelistas, que representan al 30% del electorado.
“Él está intentando manipular la buena fe de hombres y mujeres evangélicos que van a la iglesia a hablar de fe y de espiritualidad y él lo que hace es contarles mentiras sobre Lula, sobre la mujer de Lula, sobre los trabajadores, sobre los indígenas y los afrodescendientes”, afirmó el exmandatario en su discurso. “Si hay alguien poseído por el demonio, ese es Bolsonaro”, afirmó, tras calificarlo como “un creador de mentiras y un negacionista” que “no derramó una lágrima por los huérfanos que ha dejado la pandemia”, con más de 670.000 decesos y un promedio actual desde julio de 200 fallecidos diarios por Covid-19.
Lula calificó de “genocida” a Bolsonaro y dijo que en Brasil “hay que repartir libros en lugar de armas”. Emocionado a los 76 años, Lula comenzó este martes a caminar su séptima campaña electoral. Fue candidato y llegó al balotaje contra Fernando Collor de Mello en 1989, en las primeras elecciones libres y directas desde el fin de la dictadura (1964-1985), luego perdió ante Fernando Henrique Cardoso en 1994 y 1998 y venció en 2003 y 2006, tras retirarse para lanzar a su delfín Dilma Rousseff.
Lula fue inscripto como candidato en 2018, pero fue proscripto por la justicia electoral al ser apresado y condenado por corrupción por el exjuez Sérgio Moro, algo que permitió la victoria de Bolsonaro. En 2021 el Supremo Tribunal Federal anuló las sentencias y causas por parcialidad de la Lava Jato, operación que el PT calificó de “lawfare”.
“La situación ahora está peor que en 2002. Ahora se produce en Brasil proteína para todo el mundo, pero las amas de casa acá hacen cola para recibir huesos antes del cierre de las carnicerías”, dijo Lula, que hizo un panorama sobre la actividad industrial y el empleo en Brasil a partir de los datos de la planta de VW en Sao Bernardo do Campo, símbolo de la economía pujante de San Pablo. En la zona sur de San Pablo, con críticas a Bolsonaro y a Lula, en la misma proporción, se presentó el candidato presidencial Ciro Gomes, exministro y exgobernador de Ceará del Partido Democrático Laborista, que tiene un promedio de 7% de intención de voto en las encuestas. También eligió San Pablo la cuarta colocada, la senadora Simone Tebet, del Movimiento de la Democracia Brasileña (MDB) del expresidente Michel Temer (2016-2018).
Fuente: Télam

MUNDO

A los 96 años y tras siete décadas en el trono, falleció la reina británica Isabel II

La soberana se encontraba bajo observación médica en Balmoral, su residencia de verano en Escocia, adonde se dirigieron sus nietos e hijos, incluyendo al príncipe Carlos, de 73 años y heredero del trono.

La monarca Isabel II de Reino Unido falleció este jueves a los 96 años y tras siete décadas de reinado, informó el Palacio de Buckingham, que más temprano había indicado que los médicos estaban “preocupados por su salud”. “La reina murió pacíficamente en Balmoral esta tarde”, indicó.
“El rey y la reina consorte permanecerán en Balmoral esta noche y regresarán a Londres mañana”, agregó el comunicado, refiriéndose al príncipe Carlos, de 73 años, heredero de la corona, y su esposa Camila. La soberana se encontraba bajo observación en Balmoral, su residencia de verano en Escocia, adonde se dirigieron hoy sus nietos e hijos.

El Palacio de Buckingham sorprendió más temprano a toda la nación cuando comunicó que los “médicos estaban preocupados” por la salud de la soberana. Apenas se enteraron de la noticia, los cuatro hijos de la reina, los príncipes Carlos, Andrés, Ana y Eduardo viajaron hacia Balmoral, según los principales medios británicos.

Los nietos de la monarca, el príncipe Guillermo y su esposa Catalina así como y Enrique y Meghan Markle, también se trasladaron a la residencia de la monarca en Escocia. Después de que se supiera sobre la delicada condición de la reina, cientos de personas acudieron al Palacio de Buckingham, donde algunos dejaron flores.

La monarca falleció el mismo día en que la flamante primera ministra, Liz Truss, anunció su plan de ayuda para las facturas de energía en la Cámara de los Comunes. A partir de este momento se pone en marcha un operativo conocido como “Operación Puente de Londres” un protocolo secreto planeado hace años con los detalles sobre las primeras horas tras anunciarse el fallecimiento.

Según la operación Puente de Londres, al fallecer la monarca en la residencia de Balmoral, el responso más inmediato tendría lugar en la catedral de Edimburgo, donde se aplicaría otro protocolo, conocido como Operación Unicornio. Según anticipó el diario The Guardian, es probable que su ataúd descanse temporalmente en el Palacio de Holyroodhouse.

También se cree que habrá una procesión ceremonial a lo largo de la Royal Mile hasta la Catedral de San Giles, donde se espera que la familia real asista a un servicio antes de un período de reposo de 24 horas, que estaría abierto al público. Luego, es probable que el ataúd sea trasladado a la estación Waverley de Edimburgo para viajar en el Royal Train durante la noche, llegando a Londres a la mañana siguiente. Desde allí, sería llevada al Palacio de Buckingham antes de la gran procesión ceremonial en Londres prevista para cinco días más tarde.

Continue Reading

MUNDO

Plebiscito en Chile: contundente rechazo a la nueva Constitución

Con el 99,40% de mesas escrutadas, la negativa obtiene 61,88% de votos y la aprobación, 38,12%. Los principales cambios que proponía el texto son paridad de género, reconocimiento judicial indígena y bicameralismo asimétrico.

El rechazo a la nueva Constitución de Chile se impone con 61,88% de los votos válidos del plebiscito de este domingo contra 38,12% favorable a la aprobación, cuando se había completado 99,40% del escrutinio oficial.
Paralelamente, mientras dirigentes partidarios de la aprobación admitían la derrota, el presidente Gabriel Boric convocó a referentes de su coalición para este lunes, a las 16, con el objeto de analizar la continuidad del proceso constitucional.
“Estamos impactados, tristes, pero reconocemos naturalmente la derrota; es una voz que habló de manera muy limpia y que hay que escuchar con humildad y agradecimiento”, afirmó la presidenta de la Federación Regionalista Verde Social (FRVS, partido oficialista), Flavia Torrealba.
“La Constitución de Pinochet está enterrada. El proceso sigue en marcha. Vamos a una segunda etapa de esta conversación”, agregó.
Asimismo, la ex convencional Bárbara Sepúlveda, del Partido Comunista, dijo que “Chile va a tener una nueva Constitución; tarde o temprano, la decisión democrática del pueblo se va a volver a manifestar y ese proceso va a representar a las grandes mayorías”.

Por su parte, el presidente Gabriel Boric convocó para este lunes a dirigentes de la coalición gobernante para analizar en el Palacio de La Moneda la forma de dar continuidad al proceso constitucional y reflexionar sobre el resultado del plebiscito, según fuentes oficiales citadas por medios locales.
Mientras tanto, simpatizantes del rechazo festejaban en caravanas de autos, que habían tomado las calles de distintos sectores de la capital y de otras ciudades del país, con banderas chilenas y bocinazos.
Alrededor de 15 millones de personas estuvieron habilitados para votar a fin de decidir si aprobaban o rechazaban el proyecto de nueva Constitución, que busca poner fin a la escrita durante la dictadura cívico-militar de Augusto Pinochet (1973-1990).
Actualmente, Chile se rige por la Constitución pinochetista de 1980, que tuvo una importante reforma en 2005, durante el gobierno de Ricardo Lagos (2000-2006), pero que fue el centro de los reclamos ciudadanos en el estallido social de octubre de 2019, que llevaron a un acuerdo entre casi todos los sectores políticos para redactar un nuevo texto constitucional.
La propuesta de nueva Constitución, escrita por 154 convencionales constituyentes elegidos con la participación de los pueblos originarios, buscaba establecer en sus 388 artículos en 178 páginas un Estado de bienestar en el país.
Entre los cambios principales propuestos, Chile pasaría de ser una “república democrática” a una “democracia paritaria”, asegurando que las mujeres ocupen al menos el 50% de todos los órganos del Estado.
El texto rechazado también definía al país como un “Estado Plurinacional e Intercultural”, con el reconocimiento de 11 pueblos, que tendrían sus respectivas autonomías regionales indígenas y sistemas jurídicos de los pueblos indígenas con respeto a la Constitución.
Sistema político. La Constitución rechazada permitía al presidente ser reelegido por una vez, planteaba la eliminación del Senado, que sería reemplazado por una Cámara de las Regiones, que tendría menos poder y la facultad de elaborar leyes acotadas a acuerdos regionales.
En tanto, la Cámara baja pasaría a llamarse Congreso de Diputados y Diputadas y tendría mayor poder en la formación de leyes, lo que da cuenta de dos cámaras con poder asimétrico.
La nueva propuesta definía a Chile como un “Estado Social y Democrático de Derecho”, garantizando derechos sociales, como educación, salud, vivienda, trabajo y pensiones.
También proponía cambios con respecto al aborto, ya que indicaba que el Estado debía asegurar las condiciones para un embarazo, parto y maternidad voluntarios y protegidos, y para una interrupción voluntaria del embarazo.

CADENA 3.-

Continue Reading

MUNDO

La NASA hará otro intento de lanzar su cohete a la Luna el sábado

Tras haberse frustrado el vuelo de prueba este lunes -debido a que los ingenieros no pudieron resolver un problema suscitado en uno de los motores del cohete- el gerente de la misión Artemis 1 anunció la fecha del nuevo intento.
La NASA hará un segundo intento de lanzar su nuevo potente cohete a la Luna el sábado, después de anular ayer el vuelo de prueba, informaron desde la agencia espacial estadounidense. El despegue estaba previsto para el lunes por la mañana, pero se canceló porque una prueba para conseguir que uno de los cuatro motores RS-25 del cohete alcanzara la temperatura adecuada para el lanzamiento no tuvo éxito.
Mike Sarafin, gerente de la misión Artemis 1 en la NASA, anunció la fecha para el nuevo intento de lanzamiento en una conferencia de prensa realizada este martes, informó la agencia AFP. Este lunes se había adelantado que la oportunidad “más temprana posible” para el nuevo intento era el viernes 2 de septiembre durante una ventana de lanzamiento de dos horas.
La directora de lanzamiento de la NASA, Charlie Blackwell-Thompson, decidió cancelar el vuelo de Artemis ya que los ingenieros no pudieron resolver un problema suscitado en uno de los motores del cohete. “La seguridad es siempre lo primero. Tras el intento de lanzamiento de Artemis I de hoy, los equipos están trabajando en un problema con el motor número 3 y esperan dar una rueda de prensa más tarde hoy”, publicó la NASA en el día de ayer.
La agencia aeroespacial detalló que “los controladores de lanzamiento los acondicionan aumentando la presión en el tanque de hidrógeno líquido de la etapa central para enrutar una porción del hidrógeno líquido de aproximadamente -423 F° a los motores”.
Explicó que durante la cuenta regresiva, los controladores de lanzamiento trabajaron en “varios problemas adicionales”, incluidas tormentas en el área que retrasaron el inicio de las operaciones de carga de propulsor, una fuga en la desconexión rápida en la línea de 8 pulgadas utilizada para llenar y drenar el hidrógeno líquido de la etapa central, y una fuga de hidrógeno de una válvula utilizada para ventilar el propulsor del tanque intermedio de la etapa central.
Cincuenta años después del último vuelo de Apolo, se esperaba que la misión Artemis I marque el lanzamiento del programa estadounidense para volver a la Luna, y luego llevar al ser humano a Marte a bordo de la misma nave. La misión busca poner en la órbita de la Luna a la cápsula Orion, no tripulada, para asegurarse de que es segura para los futuros astronautas, entre los que figurará la primera mujer y la primera persona negra en pisar la superficie lunar.
Con la misión Artemis 1, nombrada así por la hermana gemela de Apollo, se probará el cohete de 98 metros con el Sistema de Lanzamiento Espacial y la cápsula Orion, adaptada para tripulación, en su parte más alta. La misión no lleva tripulantes, en su lugar hay maniquíes equipados con sensores que registrarán aceleración, vibración y niveles de radiación.

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2022 - chacosintesis.com.ar - Todos los derechos reservados