Connect with us

Nacionales

A pesar de la reunión entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner, en el Frente de Todos sigue sin haber expectativa de una tregua

Published

on

En la alianza hay diferentes miradas sobre el acercamiento entre el Presidente y la Vicepresidenta. Hay quienes creen que fue positivo y otros que advierten que nada cambiará
“Alberto tiene que decidir qué hacer. Esta situación híbrida no tiene futuro. Hay dos opciones. O logra un acuerdo con Cristina o rompe con ella. No hay tres posibilidades. Hay dos”. La sentencia pertenece a uno de los intendentes peronistas más importantes e influyentes del conurbano bonaerense.
Su percepción, su mirada sobre la realidad, tiene múltiples réplicas en el heterogéneo mundo del peronismo. La decepción que atraviesa al Frente de Todos desde hace tiempo, no cambio demasiado después de que se conociera que Alberto Fernández y Cristina Kirchner se reencontraron en la Quinta de Olivos tras cuatro meses de silencio.
La relación política entre los dos está quebrada y recomponerla parece ser una utopía. Sobre todo porque son pocos los puntos de acuerdo respecto al rumbo del Gobierno. La tregua del domingo, en el que hablaron cerca de una hora por teléfono, solo sirvió para poder coordinar un ministro de economía que reemplace a Martín Guzmán.
Fernández tenía en claro que no podía avanzar por su cuenta con un nuevo nombre y sin el consenso de la Vicepresidenta. Se resistió a llamarla, pero terminó accediendo en el final de una jornada plagada de rumores y reuniones sobre el futuro del gabinete. Finalmente, acordaron que sea Silvina Batakis la nueva ministra. Hasta ahí llegó el acuerdo.
La Vicepresidenta sigue considerando, como ya ha expresado en público, que el gasto público debe aumentar, aunque eso implique no cumplir con los parámetros que tiene el acuerdo que el gobierno nacional firmó con el FMI. El jefe de Estado, en tanto, entiende que hay que respetar la negociación que se hizo con el Fondo. Cumplir. Tal como sostenía Martín Guzmán.
Otro de los temas sensibles fue el futuro de los movimientos sociales en el Gobierno. El control y la administración de los planes sociales que salen del ministerio de Desarrollo Social y que están bajo la órbita del líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico. Fernández no cedió ante la presión. Quiere que las cosas sigan como están.
Los apuntados por el kirchnerismo son los tres dirigentes sociales que ocupan cargos en la estructura del Estado: el Secretario de Relaciones Parlamentarias de la Jefatura de Gabinete, Fernando “Chino” Navarro (Evita); el Secretario de Economía Social del ministerio de Desarrollo Social, Emilio Pérsico (Evita); y el Subsecretario de Políticas de Integración y Formación de la misma cartera, Daniel Menéndez (Barrios de Pie).
Fernández no tiene en sus planes correr a ninguno de ellos. En definitiva, son la única base de poder que tiene el Presidente después de las sucesivas crisis de la interna peronista, el desgaste de la gestión y su decisión de no construir un nuevo esquema político que lo tenga como absoluto líder.
Hasta el sábado pasado, cuando se quedó sin ministro de Economía, la figura de Martín Guzmán era central en la columna de poder presidencial. El propio Fernández lo convirtió en un rol estratégico y determinante cada vez que lo respaldó frente a los continuos cuestionamientos del kirchnnerismo, y los murmullos sobre su futuro que se empezaron a generar en el massismo y el albertismo.
La salida de Guzmán le pegó directo en la base de flotación, lo que lo obligó a dedicarse todo el domingo a tratar de domar la crisis que se avecinaba. Ni el nombre acordado de Batakis, ni la cena de ayer en Olivos generaron una señal fuerte de credibilidad. Ni en el peronismo, ni en los mercados.
El Presidente dejó de tener una tropa política propia. Nunca la tuvo del todo conformada, pero meses atrás estaba claro que había una mesa política que integraban, además de su siempre hombre de confianza, Santiago Cafiero, los ministros Juan Zabaleta, Gabriel Katopodis y Jorge Ferraresi.
Esa mesa no existe más. Su relación con los ministros es buena. Se siguen hablando con frecuencia. Sobre todo con “Kato” y “Juanchi”, pero ninguno de los dos estuvo el domingo, en una jornada de mucha tensión y determinante para el futuro del Gobierno. Gestos que hablan por si solos.
Fernández estuvo rodeado de su círculo de confianza desde hace años. Amigos que hoy están en la función pública y que siempre han sido leales. El secretario de la Presidencia, Julio Vitobello; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra; el jefe de Asesores, Juan Manuel Olmos; el legislador porteño Claudio Ferreño. A ese grupo se sumó la Portavoz, Gabriela Cerruti.
El Presidente no tiene alineados a los gobernadores ni a la CGT, aunque ambas partes siempre dieron señales de sostenerlo, desde el plano institucional, al frente del Gobierno. Evitaron jugar la mayoría de los partidos de la interna que atraviesa al Frente de Todos. No se quieren desgastar.
“Los mercados y la sociedad vería bien una conciliación. Pese a lo que piensen los distintos sectores políticos. Generaría que la idea es que empujan todos para el mismo lado. Sería un buen mensaje”, advirtió un importante senador del interior. El problema es que el mensaje de la reconciliación está vacío de contenido. La reunión en su misma es un hecho político trascendente, pero no determinante.
En todo el peronismo crece, cada vez más, la presión para que Alberto y Cristina dejen de lado las diferencias que tienen sobre la gestión. Entienden que el espacio político necesita la unidad de criterios ante de las elecciones. Es la única forma de no sucumbir ante la oposición. Los únicos que pueden cambiar ese destino son el Presidente y la Vicepresidenta. Solo depende de ellos.
INFOBAE.-

Nacionales

El lunes se reabre el programa dólar soja con una cotización de $230

Published

on

By

Desde el próximo lunes 28 de noviembre y hasta el 31 de diciembre habrá una rueda igual a la de la primera edición. “El acuerdo del Gobierno con las cerealeras tiene un piso garantizado y firmado de US$ 3.000 millones”, indicaron desde el Ministerio de Economía.

El ministro de Economía, Sergio Massa, anunció la reapertura a partir del lunes del Programa de Incremento Exportador (PIE) que establece un tipo de cambio diferencial para el complejo sojero de $230 por unidad.
“A partir del día lunes, vamos a reestablecer el programa de promoción de exportaciones para el complejo agroindustrial de lo que todo lo que es soja y sus derivados. Lo hacemos con la convicción de que tenemos que lograr, al 30 de diciembre, batir el récord de exportaciones argentinas en lo que es el complejo agroindustrial, entendiendo que Argentina es parte de la agenda de la agenda de la seguridad alimentaria, al igual que el debate y la pelea por las proteínas a nivel global es una de las grandes peleas”, dijo Massa durante un encuentro que mantuvo con integrantes de la cadena agroindustrial.
Luego de la reunión, en un contacto que mantuvo con la prensa, el secretario de Agricultura y Ganadería, Juan José Bahillo, señaló que “el acuerdo del Gobierno con las cerealeras tiene un piso garantizado y firmado de US$ 3.000 millones” de liquidación hasta el 31 de diciembre próximo.
El funcionario también explicó que, con lo obtenido por el cobro de derechos de exportación, “se trabajará en el financiamiento de promoción para economías regionales; subsidios a las cadenas de valor avícola, bovina, lechera y porcina para aumentar producción; y un fondo para mantener valor de las asignaciones familiares”.
Además, el programa “prevé volver a las retenciones que se cobran para la harina y el aceite de soja al 31% desde el 33% que está en la actualidad” y que regían hasta el 31 de diciembre, explicó Bahillo.

Ingresarían alrededor de US$ 3.000 millones en diciembre

El presidente de la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC), Gustavo Idígoras, señaló que el flujo de divisas que podría ingresar por la reapertura del Programa de Incremento Exportador (PIE) para el complejo sojero sería de alrededor de US$3.000 millones.
“Vemos a esta nueva condición como una mejora que, aunque sea temporal, tendrá un impacto directo en el precio de la soja en el mercado interno”, dijo Idígoras en un comunicado de la entidad empresaria tras el anuncio que el ministro de Economía, Sergio Massa, realizó.
Según el dirigente, el cambio diferencial que recibirá el complejo sojero será de $230 por dólar, lo que implica una mejora del 15% respecto al tipo de cambio aplicado durante la primera edición del denominado “dólar soja” durante septiembre.
En este sentido, Idígoras marcó que “el flujo estimado de ingreso de divisas para todo el complejo cerealero-oleaginoso durante diciembre estaría en US$ 3.000 millones”.
Por otro lado, aclaró que “la decisión de la venta de soja está siempre en manos del productor y será él quien decida cuándo vender, entendiendo que en esta oportunidad el tipo de cambio va a durar únicamente hasta fin de diciembre”.
La edición anterior del PIE, que se llevó a cabo durante septiembre, superó las expectativas tanto del sector exportador como del Gobierno, ya que se comercializaron casi 14 millones de toneladas de soja y se liquidaron US$ 8.125 millones.

Fuente: Télam

Continue Reading

Nacionales

Sergio Massa lanzará un nuevo blanqueo y prometió rebajar impuestos

Published

on

By

Sería en el marco del intercambio de información tributaria con Estados Unidos, que según el ministro de Economía se firmaría en “los próximos días”. También es un mecanismo para atraer dólares
Sergio Massa eligió un evento lleno de empresarios para anunciar que lanzará un nuevo blanqueo de capitales. Enmarcó la iniciativa dentro del “acuerdo intergubernamental”, o IGA según las siglas en inglés, que alcanzaría con el gobierno norteamericano en “los próximos días”, según él mismo se ocupó de aclarar.

El ministro de Economía fue el único orador del encuentro organizado por el Cicyp (Consejo Interamericano de Comercio y Producción). En el largo discurso se comprometió a cumplir el acuerdo con el FMI y criticó a los que piden una devaluación. Pero la gran novedad estuvo vinculada con el acuerdo de intercambio de información tributaria con Estados Unidos y el lanzamiento de un nuevo blanqueo, que según él mismo explicó sería a través de una ley que debe ser aprobada por el Congreso.

Massa se refirió al convenio que está a punto de cerrar con el Tesoro y el organismo recaudador norteamericano (el IRS) como intercambio de información “automática” de personas y beneficiarios finales de sociedades con Estados Unidos.
Hizo explícitamente alusión al blanqueo que llevó adelante Macri, que consiguió arriba de USD 110.000 millones. “Lo mejor que podemos hacer ahora es sacar una buena ley, promover que esos argentinos que eludieron el blanqueo del 2017, eludieron a las autoridades fiscales de la Argentina”.
El ministro de Economía no dio mayores precisiones sobre un futuro blanqueo. Sólo que elevaría un proyecto de ley ante el Congreso. Pero primero será clave conocer en qué consistirá realmente el intercambio de información tributaria que se firmará con los Estados Unidos
Según su explicación, quienes no se incorporaron al blanqueo provocaron que aumente la presión tributaria sobre aquellos que sí pagan impuestos. Por lo tanto, el objetivo es que “se formalicen, blanqueen, traigan sus dólares y ayuden a construir valor para el futuro de la Argentina”.

No hubo aclaración alguna respecto a la eventual multa sobre los ahorros blanqueados que debería enfrentar el contribuyente. Tampoco si sería o no obligatorio ingresar los fondos al país. El anterior blanqueo permitió que las cuentas permanezcan en el exterior.
En este caso, la “amenaza” para los inversores que poseen cuentas en los Estados Unidos es que ahora ese país estaría dispuesto a informar sobre las tenencias de los argentinos en ese mercado.
Sin embargo, aún está por verse el alcance que tendrá el acuerdo, a partir de cuándo se pondrá en marcha y si realmente implica un intercambio de información “inmediato” entre ambos países. No está claro, por ejemplo, si el convenio tendrá características de “reciprocidad”.

Surgen en este punto muchos interrogantes. ¿Sería exitoso un nuevo blanqueo en pleno año electoral? Macri lanzó el suyo a los seis meses de llegar al Gobierno, obteniendo en 2016 una respuesta inédita. Claramente no es el mismo escenario, teniendo en cuenta además la incertidumbre preelectoral.
Otra de las dudas es si realmente Estados Unidos tendrá ganas de darle esta mano al actual Gobierno, con el que no tuvo una relación estrecha ni mucho menos en los últimos años. ¿Estará dispuesto el Tesoro americano a darle este envión a Massa casi de la noche a la mañana?
El antecedente del blanqueo realizado por Macri no juega ahora precisamente a favor. La experiencia fue decididamente negativa para los que blanquearon: lo hicieron con un impuesto a los Bienes Personales de 0,25% anual, que se fue llevando progresivamente a niveles superiores al 1,5% anual (llega a 2,25% en caso de cuentas del exterior).
Pero además este mismo gobierno kirchnerista es el que cobró en medio de la pandemia el impuesto a las “grandes fortunas”. Muchos contribuyentes presentaron amparos por considerarlo una “doble imposición”, porque es similar a Bienes Personales. ¿Cuántos estarían dispuestos realmente a blanquear con este antecedente?
Es cierto que aquel blanqueo de Macri tuvo la “pata floja” de no contar con el intercambio de información con Estados Unidos. Eso implicó que muchos contribuyentes simplemente optaran por mudarse de países como Suiza al mercado americano para quedar lejos de las garras de la AFIP. Ahora la intención de Massa es cerrar ese círculo.
“Aquel que eludió será castigado y servirá como ejemplo para adelante. Agrandando la cantidad de contribuyentes y pescando a aquellos que eluden sus responsabilidades, tenemos la oportunidad de bajar la presión tributaria, que es otro de los grandes desafíos”, cerró el ministro de Economía ante la mirada de los principales empresarios del país.

INFOBAE.-

Continue Reading

Nacionales

Mate Cosido: el bandido, la leyenda del benefactor y el misterio sobre su final

Published

on

By

Se llamaba Segundo David Peralta. Una cicatriz en la frente originó su apodo. La Gendarmería orquestó un plan para atraparlo pero él logró escapar herido y nunca se supo nada más de él.

El tren se acercó a la estación de Villa Berthet, en el Chaco. No llevaba pasajeros comunes sino a gendarmes que estaban agazapados en los vagones, esperando, nerviosos. Mate Cosido no sabía que lo habían traicionado y que la Gendarmería le había tendido una trampa.
El 22 de diciembre de 1939, su banda había secuestrado a Jacinto Berzón, encargado de una estancia. Le pidieron a su familia 50.000 pesos de rescate con estas instrucciones: el 7 de enero de 1940, antes de que el tren llegase a Villa Berthet, a una señal debían tirar el paquete con la plata por una ventanilla.
El día fijado, Mate Cosido y “El Tata Miño”, un compinche, hicieron la señal con una linterna y el tren redujo la marcha. Desde una ventanilla tiraron un paquete (tenía recortes de diarios) y los bandidos se acercaron confiados pues la oscuridad los protegía. De pronto, una bengala iluminó el lugar. Mate Cosido quedó inmóvil con la 45 en la mano.
Los gendarmes se incorporaron y tiraron con carabinas Mauser y pistolas Ballester Molina calibre 38 a todo lo que se movía. A la vez, descubrieron una ametralladora pesada Colt 7,65 que estaba tapada con una lona en un vagón bajo y sin techo.

Un balazo dio en la mochila que llevaba el “Tata Miño” y se salvó, pero el jefe sintió que le quemaba la cadera. Le habían dado y quedó expuesto justo enfrente de la ametralladora. Se escuchó un chasquido, y otro más, y otro más. El gendarme artillero se puso pálido. Tenía a Mate Cosido a su merced pero en el apuro se habían olvidado de quitarle el seguro a la ametralladora. Mate Cosido se alejó rengueando. Gritos y más tiros. El enemigo público número uno del Chaco había escapado.
La historia de Segundo David “Mate Cosido” Peralta
Segundo David Peralta usó siete nombres falsos en su vida pero tenía un solo alias, Mate Cosido, a causa de una cicatriz oblicua sobre la frente, del lado derecho, de un centímetro, que le quedó cuando le cosieron la herida. Eso dice en su prontuario de Gendarmería, que lleva el número uno. También dice que medía 1,65, que tenía pelo castaño, con una “calvicie frontal incipiente”. Sus labios eran finos y tenía orejas grandes. Los años en el monte chaqueño oscurecerían su piel, le harían perder dos dientes y lo enflaquecerían.
Chaco recién sería provincia en 1951. En la década del 30, en ese territorio actuaba Gendarmería. Y lo que no dice aquella ficha es que la Gendarmería se estableció y organizó en el norte con el objetivo de atrapar a Peralta, una empresa impulsada por las firmas Bunge y Born, Dreyfus, La Forestal (el monopolio inglés del quebracho colorado) y los dueños de muchas estancias, a quienes Mate Cosido robaba acusándolos de explotar al obrero.
La Gendarmería no pudo cumplir con su misión. Aquella del tren de Villa Berthet fue la última vez que lo vieron. Cuando escapó a la emboscada, Mate Cosido se convirtió en una leyenda –la del bandido benefactor– y también en un misterio –¿qué fue de él?– jamás resuelto.
Peralta no era chaqueño. Nació en Monteros, Tucumán, en 1897. Tenía cinco hermanos. Al terminar la primaria, trabajó en una imprenta. Era curioso y le gustaba leer todo lo que caía en sus manos tanto como escuchar historias del campo.
Es curioso que Peralta y Juan Bautista Vairoletto, el otro famoso bandido rural de aquellos años, tuvieran problemas con la autoridad por la misma causa. Peralta salía con una chica que también le interesaba a un policía. Vairoletto, en Santa Fe, cortejaba a una jovencita que le gustaba a un cabo. Los dos terminaron igual: se cuenta que les inventaron delitos para sacarlos del medio. Vairoletto mató al cabo y se dedicó al bandidaje; Mate Cosido empezó a robar de verdad. Ambos dejaron a sus familias y perdieron a sus novias. Vairoletto se fue a La Pampa y Mate Cosido, al Chaco.
A diferencia de Vairoletto, que asaltaba al voleo y según la ocasión, Peralta era calculador y planificaba con detalle los golpes con la información que le alcanzaban los peones, las prostitutas o algún policía corrupto. Su banda estaba formada por unos 15 hombres, entre ellos Pascual Miño, alias “El Tata Miño”, Eusebio Zamacola, alias “El Vasco”, Mauricio Herrera, alias “El Indio”, Antonio Rosi, alias “El Calabrés”, y Pedro Fitz, alias “El Alemancito”. Con ellos, asaltó trenes y empresas. También a viajantes, pagadores y productores.
Se escondía en los montes chaqueños y en Santiago del Estero y Tucumán. En Córdoba, tenía una quinta tipo fortaleza donde vivía su mujer, Ramona Romano, y su hijo, Ricardo Fernando.
Mate Cosido, un caso único en el ambiente del delito
Su imagen en la prensa de Buenos Aires era la del bandido que protegía a los pobres. Peralta es un caso único en el ambiente del delito debido a que solía escribir a una revista porteña para desmentir los partes de Gendarmería y contar su versión de los asaltos. Las crónicas periodísticas eran firmadas por el propio autor de los robos. Decía que los verdaderos ladrones eran sus víctimas, que explotaban el suelo argentino y a los campesinos.
El historiador Hugo Chumbita afirma que Mate Cosido y Vairoletto se conocieron. Los presentaron amigos en común, anarquistas. ¿Dónde? En un prostíbulo porteño de Barracas o en un templo masónico de la logia Hijos del Trabajo, de San Antonio 814, también de Barracas.
Vairoletto estaba de paisano. Peralta, con traje negro. Dicen que simpatizaron, que acordaron operar en el Chaco contra la empresa La Forestal. Brindaron por “la anarquía y el reparto de tierras a los chacareros”.
Mate Cosido y Vairoletto
El primer asalto en conjunto fue en marzo de 1938. Asaltaron al gerente de Quebrachales Fusionados, subsidiaria de La Forestal. El siguiente golpe fue un desastre. Eran las diez de la noche del 10 de mayo de 1938, los bandidos rodearon el establecimiento que tenía La Forestal en el paraje Kilómetro 25, pero los estaban esperando y en el tiroteo murió el mayordomo Oscar Mieres. Vairoletto creyó que había un soplón entre los de Peralta y volvió al sur.
Mate Cosido escribió una carta a la revista “Ahora” donde decía: «Otro regalito es la muerte del mayordomo Mieres; mi acusador Manuel Delgado (…) sabe bien quiénes son los verdaderos autores, y si usó mi nombre es para salvar a sus compañeros y tal vez violentado por la policía».
Mate Cosido cometió más robos en 1938 y en 1939 hasta que secuestró a Jacinto Berzón. Uno de sus hombres, Julio Centurión, que cuidaba al secuestrado, lo vendió. Dejó libre a Berzón y por sus informes la Gendarmería preparó la trampa del tren de Villa Berthet.

La herida en la cadera que se llevó Mate Cosido en esa emboscada era muy seria. Escapó hacia Añatuya, en Santiago del Estero. Los gendarmes le siguieron la pista y hasta encontraron su bombacha de campo manchada con sangre. Durante un año vigilaron allí, en la casa de los padres en Tucumán y en la de su mujer, en Córdoba.
A mediados de 1940, se dijo que había muerto al infectarse la herida de la cadera; se dijo que se refugió en Córdoba; se dijo que la traición lo decidió a abandonar la delincuencia e irse a Paraguay, donde pasó el resto de su vida. Lo único cierto es que tenía 43 años y que nunca más se supo nada de él.
TN.-

Continue Reading
Advertisement

Trending

Copyright © 2022 - chacosintesis.com.ar - Todos los derechos reservados