Connect with us

Nacionales

Paula Pareto: «Esta es mi última competencia. Empujé mi cuerpo hasta los Juegos Olímpicos»

La primera mujer que logró una medalla de oro para Argentina en un deporte individual en unos Juegos Olímpicos ha disputado su última competición en Tokio 2020, donde no ha podido subir al podio como lo hizo en Río 2016 y Pekín 2008

Paula Pareto es una de las deportistas más destacadas de la historia de Argentina, pero ha llegado el momento de cerrar la historia. La judoca argentina, que se convirtió en Río 2016 en la primera mujer de este país en ganar un oro Olímpico en un deporte individual -presea que sumó al bronce de Pekín 2008-, ha puesto punto final a su carrera en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en el día 1 de la competición, el 24 de julio de 2021.

"Esta es la última competencia. Empujé mi cuerpo hasta esta competencia porque es muy importante. Es lindo siempre estar en unos Juegos Olímpicos. Creo que di todo y fui fiel a mis principios de siempre de dar hasta lo último que tengo", ha declarado tras su último combate.

En las cuatro luchas que ha disputado en ellos, Pareto ha ganado las dos primeras rondas por ippon, mientras que ha caído en los cuartos de final y no ha podido luchar por el bronce tras ser derrotada de nuevo en la repesca.

Esto le impidió revalidar su título de campeona Olímpica conseguido en Río 2016, y la emoción del retiro y de la derrota se mezcló con la alegría de todas las muestras de apoyo que ha recibido.

"Me sentí mal. Vine con lo que tengo, que era con lo máximo que di en este año. Me sentí bien luchando. Creo que a ningún deportista le gusta perder, así que estoy triste, pero también feliz porque en estas últimas semanas, en este último tiempo, recibí un montón de lindos mensajes de apoyo más allá de los logros deportivos, así que estoy feliz por ese lado, pero hoy, a cinco minutos de haber terminado mi competencia Olímpica, y habiendo perdido… Si pierdo en un Nacional voy a llorar igual que si pierdo en unos Juegos Olímpicos porque así somos los deportistas. Estoy triste, pero feliz al mismo tiempo. Es una mezcla de emociones la que siento", ha expresado emocionada.

"También estoy muy contenta de poder decir como deportista que tuve la chance de retirarme en unos Juegos Olímpicos", ha subrayado.

Lejos de que pueda parecer que su actuación en Tokio 2020 no ha hecho justicia al final que merecía Pareto en el judo, la argentina se ha mostrado satisfecha por el escenario de su despedida.

"Hay personas que me han dicho que si me hubiera retirado en Río, me habría retirado en la gloria. Pero yo no sé qué es la gloria. Para mí, mi gloria es dar todo siempre. Y retirarme de esa forma. Así que sí: es lo último, porque son unos Juegos Olímpicos".

Lo que sí que le ha dejado un sabor más agridulce ha sido la derrota en la repesca, ante la portuguesa Catarina Costa, y en cuartos de final ante la japonesa TONAKI Funa. En este combate ha sufrido unas dolencias en el codo que han hecho temer por si podría disputar el repechaje.

"Fue una molestia, lo que pasa es que es una más, junto a varias lesiones un poco más complicadas que veníamos arrastrando. No puedo ponerle excusa a lo que pasó en la última lucha". Pareto ha simplificado el resultado: "Me ganó. Fue mejor. Luchó mejor. Llegó mejor preparada, o quizá solo estaba mejor hoy. Era su momento y me ganó".

Sin embargo, se ha sentido bien en estos combates. "En la competencia en sí la verdad es que me sentí entre todo bien, aceptable para lo que sabemos que fue el día a día en los últimos años", ha dicho en referencia a las lesiones.

Portar la bandera Olímpica en la Ceremonia de Apertura de Tokio 2020

Paula Pareto pondrá así el punto final a una de las carreras más prolíficas del deporte argentino, pero, si bien dice no conocer la gloria, estuvo más cerca de ella en la Ceremonia de Apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, donde portó la bandera Olímpica en representación de América y en homenaje al sector médico que ha batallado desde hace más de un año en primera línea ante la COVID-19.

Pareto es una representante de ello ya que fuera del tatami es médico. Trabaja en un hospital de Argentina como traumatóloga pero, de algún modo u otro, ha tenido que lidiar con la pandemia desde el mayor frente de todos.

"[Portar la bandera Olímpica] fue una sorpresa más de todas las que me ha dado el deporte. La verdad es que es increíble que, de tantos deportistas Olímpicos, me hayan elegido a mí para representar a todo Panamérica. Obviamente que fue en el contexto de este último año, del COVID-19, que nos afectó a todos y por eso pusieron representantes del punto de vista médico", ha confesado.

"También en este último año no llegamos a entrenar de la forma que nos hubiera gustado, pero tuvo algo bueno. Siempre pienso que todo pasa por algo; hay cosas que todos estamos destinados a que nos pasen. Lo positivo es esto: llevar la bandera Olímpica es otro de los grandes sueños de un deportista porque están todos los valores Olímpicos representados ahí. Los aros nos enamoran a todos, no solo por el deporte, sino por todo lo que representa eso. Así que llevar la bandera para mí fue un gran honor", ha sentenciado en una emotiva rueda de prensa minutos antes de regresar a la Villa Olímpica y ser recibida entre aplausos por el resto de la delegación de su país.

Un honor más para una de las más grandes deportistas argentinas que ha dado su adiós al judo precisamente en el lugar que vio nacer a este deporte: Japón, y en el Nippon Budokan, considerado como su hogar espiritual.

Quizá no sea casualidad que el judo que tenía en ella se haya quedado allí.

Judo llama a judo.

Advertisement Este es el ejemplo de un texto alternativo
Este es el ejemplo de un texto alternativo
Advertisement

Copyright © 2019 Chaco Síntesis - Todos los derechos reservados.